El Proyecto

Antecedentes y descripción

Los aceites residuales generados representan más de un 60 % de los aceites lubricantes consumidos. Esto hace que los aceites usados sean uno de los residuos contaminantes más abundantes 24 millones de Tm/año. En los EEUU se consumen unos 7,6 millones de Tm/año de lubricante, en Japón 2,2 en la Unión Europea 4,7 y en España unos 0,5, siendo la demanda mundial de aproximadamente 40 millones de Tm/año.Los aceites usados se están eliminando mediante vertido en terrenos y cauces de agua o mediante combustión indiscriminada sin aprovechan su valor potencial y produciendo peligrosas contaminaciones.

En la actualidad en España existen más de 2.500 EDARs que, según datos de Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino depuraron, en 2010, más de 3.400 Hm3 anuales de aguas residuales. Las aguas de origen urbano depuradas generaron 1.467.000 Tm de lodos en España de los cuales el 70% es utilizado para uso agrícola, un 15% se recicla para uso no agrícola y otro 15% va a vertedero lo que supone una gran cantidad de Kg de residuos que son enterrados.

Para llevar a cabo la limpieza de derrames de aceite como acuíferos, puertos u otros lugares donde en presencia de agua se requiera una recogida selectiva de residuos oleosos se utilizan diferentes tipos de absorbentes, que atraen el aceite al interior de los poros, los cuales para resultar de utilidad tienen que ser tanto oleofílicos (atrayentes de aceite) como hidrófobos (repelentes de agua). Una vez que los absorbentes han sido utilizados para eliminar el aceite, deben ser extraídos y disponerlos adecuadamente o limpiados para su reutilización, ya que de los contrario perdería efectividad. Cualquier aceite que sea extraído de un material absorbente igualmente tiene que ser dispuesto adecuadamente o reciclado. Los absorbentes actuales no permiten la recuperación del contaminante (aceite, grasa o hidrocarburo) y viendo las limitaciones para absorber hidrocarburos, son necesarias técnicas capaces de separar el contaminante del agua.

Los tratamientos tradicionales para la depuración de agua no llegan a solucionar contaminaciones agudas o causadas por contaminantes problemáticos específicos, debido a la dificultad para eliminar ciertos tipos de residuos como aceites, grasas e hidrocarburos, además la toxicidad de los mismos, hace que esté totalmente prohibido cualquier vertido de estos materiales en agua, ya que pueden llegar a afectar gravemente a cualquier ecosistema. Estos tratamientos generan lodos como subproducto siendo un recurso importante de materia orgánica y nutrientes. La creciente generación y acumulación de estos lodos, alrededor de 1.200.000 toneladas/año (en materia seca) en España, de los cuales un 8% acaban en vertedero, representa un problema importante que urge resolver.

Además nos encontramos con la contaminación por derrames de hidrocarburos de petróleo y sus derivados, así como derrames de grasas y aceites usados que se eliminan mediante vertido en terrenos y cauces de agua o la combustión indiscriminada que no aprovechan su auténtico valor potencial, produciendo peligrosas contaminaciones. Alrededor del 0,1 al 0,2% de la producción mundial de petróleo acaba vertido al mar, lo que supone casi 3 millones de Tm/año que acaban contaminando las aguas y provocando daños en el ecosistema marino.

Por lo que para resolver estos problemas existentes, se espera desarrollar durante el proyecto una planta piloto para la depuración de aguas contaminadas con hidrocarburos, grasa y aceites con una capacidad de 5000dm3/hora, empleando como medio filtrante, un material absorbente y sistema de biodegradación para eliminar los residuos filtrados, hasta en un 99% cumpliendo así las directivas europeas (91/271/EC y 200/60/EG).